martes, 24 de febrero de 2009

El color del dinero

"La única educación eterna es ésta: estar lo bastante seguro de una cosa, para atreverse a decírsela a un niño." (G. K. Chesterton)

Tengo para mí que las preguntas aparentemente más sencillas son las que presentan una resistencia mayor a dar con una respuesta adecuada o tal vez completa. O tal vez, haya que admitir, con Chesterton que la única educación eterna es estar lo suficientemente seguro de una cosa, para atreverse a contarla a un niño. Y hablando de Chesterton, les recomiendo –si no lo han leído ya- El hombre que fue jueves, una historia verdaderamente original en la que comparece en todo su esplendor el genio del autor. Para los amantes del anarquismo à la Chesterton.


¿Para qué sirve el dinero? Estoy convencida de que la mayoría respondería que su utilidad estriba en la posibilidad que otorga a su poseedor de adquirir bienes y servicios. La respuesta es en esencia correcta. El dinero es, en efecto, un medio de cambio o pago. Pero no agota las posibles funciones del dinero. De hecho, habitualmente se habla de que el dinero actúa como unidad de cuenta: el dinero proporciona, a modo de metro de platino iridiado, una medida de valor para calcular el de los diferentes bienes y servicios. Dicha medida común permite comparar cuantitativamente entre sí mercancías diversas. En nuestro país, como en el resto de los que conforman la Unión Monetaria, la unidad de cuenta es el euro.

Por otro lado, el dinero constituye un depósito de valor en la medida en que es una forma de conservar la riqueza. Hay, sin embargo, que hacer la precisión de que el valor de esa riqueza disminuye con el aumento general y sostenido de los precios de la economía de un país, esto es, con la inflación. Una persona que tiene un billete de 500 euros –algún reciente dimisionario debía de ser poseedor de unos cuantos- tiene la prueba de que posee bienes y servicios por ese valor. Hay que puntualizar que pocos son los que hoy en día guardan grandes cantidades en efectivo, dado que existen en el mercado formas más seguras, al menos en apariencia, y rentables de conservarlo.

Y ya por último, el dinero se suele considerar como patrón de pagos diferidos: lo cual significa que los pagos que se van a realizar en el futuro, como resultado de una operación de crédito, un arreglo de una deuda y en general un pago diferido, se expresan generalmente en dinero.

Probablemente , mis respuestas, o, más bien, las respuestas clásicas a la pregunta formulada no agoten las funciones del dinero. Pero es que, una vez más, los conceptos no agotan lo real. Afortunadamente.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenas tardes Begoña:

Lo primero comentar la frase de Chesterton, la cual me parece acertada ya que, la sabiduría, las costumbres y todo aquello que no queremos perder, reside en las mentes de la gente ya educada, y si pasamos mal la información a nuestros sucesores, los que aquí llaman niños, toda la historia se vera afectada por la mala transmisión de dichos hechos.

El dinero es un bien, sin el que la sociedad de hoy en dia no podria sobrevivir; el dinero es en definitiva, aquello por lo que trabajamos, o por lo que simplemente – a parte de para conocer mejor el mundo que nos rodea- estudiamos. El dinero es lo que nos hace poder comer, vestir, acceder a una vivienda… es el que nos proporciona los bienes necesarios.
Como explicaste el otro dia en clase, el dinero tiene el valor que las personas de una sociedad hemos decidido dar como validas; un billete de 500 euros, no es mas que un simple papel que, materialmente no valdria mas de 1 euro. Pero económicamente, este trozo de papel, ha adquirido un valor (que por cierto muchos querriamos tener en nuestras manos), con el cual representa digamos “poder”. Si en una cartera llevas 500 euros de normal, no quiero imaginarme lo que dicha persona puede poseer en el banco.

Si se me permite dar mi opinión, creo que en su mayoria, el dinero es nuestra perdición. Quiero decir que sin el, seriamos y son gente sin hogar, comida… sin esos trozos de papeles, o una moneda, nos convertiríamos en una persona pobre(lo cual nadie quiere).
¿Quién ha pedido a la gente de la calle su opinión sobre si un billete de 500 euros tenga económicamente ese valor?
El dinero es algo que la gente privilegiada tiene, y ahora mismo, todas las acciones que realizamos a nuestro alrededor conllevan su coste economico.
Tal vez no me este explicando como deberia ser correcto para que las personas que lean esto me entiendan; lo que intento decir en resumen es : nuestra sociedad depende del dinero y del valor que nosotros le demos. Sin el, la sociedad se iria un poco al garete.
Pero repito lo que he dicho al principio, es una humilde opinión, a la que no le importaria recibir comentarios en contra para comprender mis “equivocaciones”.

Saludos, Adriana.

Begoña dijo...

Buenas tardes, Adriana:
Me parece muy acertada tu última frase en la que pides que te corrijan los errores que hayas podido cometer. Sin duda, ese es el camino para aprender.
Dicho lo cual, creo que has entendido perfectamente el concepto de dinero fiduciario: lo cual significa que su valor, en última instancia, reside en la confianza que cada individuo deposita en que será aceptado por los demás como medio de pago. Sólo una cuestión: no se trata de una suerte de consulta democrática acerca de cuál deba ser el valor otorgado a un billete de 500 euros. El valor real de ese billete viene dado por la cantidad de bienes y servicios que su posesión permite disponer. El valor nominal, en cambio, puede variar. Piensa en un contexto inflacionista o deflacionista.
En cuanto a si el dinero es nuestra perdición o no es una cuestión interesante, pero que probablemente ha de ser abordada desde otras disciplina como la ética y la filosofía. Al respecto citaré la opinión que Aristóteles. Para este filósofo la verdadera riqueza tiene un límite. ¿Cuál es? Es el que impone lo necesario para vivir bien. Se requiere una cierta medida de bienes de fortuna para vivir bien—eu zen o zen kalos—y alcanzar la felicidad—eudaimonia, para vivir moderadamente. Para Aristóteles, “los bienes externos, en efecto, tienen un límite, como todo instrumento, y todas las cosas son de tal índole que su exceso perjudica necesariamente”

En cualquier caso, tus opiniones son siempre bien acogidas en este foro, Adriana.
Un saludo y suerte mañana:
Begoña

Lorea CHocarro Goñi dijo...

Buenas noches otra vez:
En esta entrada, no puedo aportar más acerca de lo que significa el dinero para nosotros porque como bien ha explicado Adriana, el dinero es el que de alguna forma nos marca en esta sociedad.
Pero me gustaría decir que no estoy del todo de acuerdo con que el dinero tiene el valor que las pesonas de una sociedad hemos decidido darle; a mi manera de ver, la sociedad solo lo aceptamos porque no nos queda otro remedio, no porque lo hayamos decidido; además puede que me esté metiendo en camisa de once balas, pero si nosotros abriamos decidido el valor de nuestra moneda, no nos abriamos ¨empobrecido¨con el cambio de pesetas a euros porque como mínimo le abriamos asignado el mismo valor, porque muy a nuestro pesar, quiero recordar que con las pesetas no es que pareciesemos más ricos, esque teníamos más poder adquisitivo- a mi me daban más paga de la que me dan ahora-porque cuado hicimos nuestro cambio de moneda, dos pesetas ya era solo un centimo así que peseta a peseta se nos iba parte de nuestro poder adquisitivo, y además los bienes y servicios aumentaron su precio. Si hubiesemos decidido la sociedad, seguro que un centimo era una peseta y no dos.
En este razonamiento me he basado yo para criticar esa frase.
Espero que sirva de algo.
Un saludo:
Lorea