sábado, 7 de marzo de 2009

Mujer blanca soltera busca...


"La potencia intelectual de un hombre se mide por la dosis de humor que es capaz de utilizar." NIETZSCHE, Friedrich


En todas las (buenas) relaciones la risa y el humor resultan ingredientes fundamentales. La suya y la mía pretende pertenecer a ese grupo. Por eso, esta semana, que ha sido un tanto atípica en la trayectoria de este cuaderno, quiero que termine con un recorte (no sé hasta qué punto apócrifo) de una sección de contactos de un reputado periódico que ha tenido la gentileza de enviarme un amigo a quien no contaba entre mis lectores. Mi fuente me asegura que es verídico, extremo éste que no he podido confirmar. En cualquier caso, probablemente dé igual. Juzguen por ustedes mismos.

Anuncio verídico publicado en el Portal Financiero de un diario de EE.UU. Una mujer escribió pidiendo consejos sobre cómo conseguir un marido rico y le respondió un tiburón de Wall Street.

Ella:'Soy una chica linda (maravillosamente linda) de 25 años. Estoy bien formada y tengo clase. Estoy buscando a algún hombre con quien casarme que gane como mínimo medio millón de dólares al año. ¿Tienen en este portal algún hombre que gane 500.000 dólares o más? Quizás las esposas de los hombres que ganan esa cifra me podrían dar algunos consejos.Estuve saliendo con hombres que ganan de 200.000 a 250.000, pero no puedo pasar de esos 250.000, lo que no alcanza para vivir en Central Park West. Conozco a una mujer, de mi clase de yoga, que se casó con un banquero y vive en Tribeca, y ella no es tan bonita como yo, ni es inteligente. Entonces, ¿qué es lo que ella hizo y yo no hice? ¿Cómo puedo llegar a igualar su suerte?Rafaela S.
——————————————————————————————

El: 'Leí su consulta con gran interés, pensé cuidadosamente en su caso e hice un análisis de la situación. Primeramente debo decirla que no estoy haciéndole perder su tiempo, pues yo gano más de 500.000 al año. Aclarado esto, considero los hechos de la siguiente forma: Lo que Ud. ofrece, visto desde la perspectiva de un hombre como el que Ud. busca, es simplemente un pésimo negocio. He aquí el porqué:
Dejando los rodeos de lado, lo que Ud. propone es un simple negocio. Ud. pone la belleza física y yo pongo el dinero. Propuesta clara, sin entrelíneas. Sin embargo existe un problema. Con seguridad, su belleza va a decaer y un día va a terminar, y lo más probable es que mi dinero continúe creciendo. Así, en términos económicos Ud. es un activo que sufre depreciación y yo soy un activo que paga dividendos. Ud. no sólo sufre depreciación, sino que como ésta es progresiva, no para de aumentar! Aclarando más, Ud. tiene hoy 25 años y va a continuar siendo linda durante los próximos 5/10 años, pero siempre un poco menos cada año, y de repente si se compara con una foto de hoy, verá que ya estará envejecida. Esto quiere decir, que Ud. está hoy en 'alza', en la época ideal de ser vendida, no de ser comprada. Usando lenguaje de Wall Street, quien la tiene hoy, debe de tenerla en 'trading position' (posición para comercializar), y no en 'buy and hold' (comprar y mantener), que es para lo que Ud. se ofrece. Por lo tanto, en términos comerciales, un matrimonio (comprar para mantener) con Ud. no es un buen negocio a medio/largo plazo, pero sin embargo el arrendamiento podría ser en términos sociales un negocio razonable, algo que podría llegar a meditar y pretender. Es más, pienso que mediante certificación de cuán 'bien formada, con clase y maravillosamente linda' es, en un futuro cercano yo mismo podría ciertamente estar interesado en alquilar esa 'máquina', si bien antes de ello me gustaría probarla como es práctica habitual en cualquier actividad comercial. En otras palabras, no me importaría hacer una prueba o 'test drive…' para terminar de concretar la operación de arrendamiento. Si quiere me puedo ir apuntando una hora en mi agenda.

Jack Paul Henderson Inversor

9 comentarios:

JUAN JOSÉ MENDOZA ALVARADO dijo...

Jajajajjajajajjjajjajajajajaja ¡genial!

Anónimo dijo...

Buenas noches, Begoña:
Aunque este tema no esté muy relacionado con la economía, me atrevo a comentar y decir, lo que opino a cerca de la propuesta de esta señora y de su correspondiente “pretendiente”.
Seré breve: creo que lo que esta señorita busca es un matrimonio por conveniencia, que generalmente no llega a ser feliz o no todo lo feliz que podría ser. Estoy en total acuerdo con el señor Henderson, pues la belleza física de una persona se va perdiendo con el paso de los años, por muchas cremas que se dé para mantener la firmeza de la piel y demás cosas; en cambio el dinero del trabajador seguirá aumentando, y la verdad, desde mi punto de vista, pagar más cada año, por algo que debería valer menos, pues ha perdido belleza, es desperdiciar el dinero o invertirlo en un mal proyecto. De la misma forma sería el arrendamiento de la belleza de la señorita, sería un “buen negocio”, pero tampoco se lograría la felicidad, pues el destino de ella sería estar con uno y con otro, sin encontrar quien le comprara, debido a su envejecimiento, y tampoco nadie le arrendaría al cabo de 5 ó 10 años. Finalmente, la solución, creo yo, sería ignorar el anuncio.
Yiaza.

beatriz dijo...

Buenas tardes, Begoña

Yo creo que este tema si tiene algo que ver con la economía determinando desde donde lo mires si lo miras desde lo que pone ves a una mujer solo interesada en el dinero y en sus comodidades. Pero si lo ves desde un punto de vista mas metido en la economía ves que se el hombre la esta comparando como un objeto o una maquina que va a ser usada en un empresa y dentro de un tiempo va a ir perdiendo valor mientras que los ingresos del hombre van a ser mayores.
La compara como que ella va a ser cada vez mas fea con el paso del tiempo (la maquinas con el paso del tiempo tienen que ser renovadas por que ya no producen lo que tienen que producir o hay mejores)
Bajo mi criterio la economía en este caso es llevada a un punto cómico.

Un saludo,
Beatriz

Lorea CHocarro Goñi dijo...

Buenas noches Begoña:
Bajo mi punto de vista, esto es otra prueba de lo ambicioso y egoísta que puede llegar a ser el ser humano. Para esta mujer, no hay nada más importante que el dinero, ni tan siquiera el amor. A mis oidos han llegado anuncios parecidos a este, como el de una joven que vendía su virginidad. Hay cosas en la sociedad de hoy en día que no logro entender como estas por ejemplo y me parece que nunca lo entenderé. Una cosa es que el dinero sea imprescindible para vivir bien, que lo es, pero otra muy distinta es venderse. Esta mujer se considera una joya de gran valor, y el hombre simplemente se ríe de ella y además al compararla como un objeto le dice que antes tiene que probarla, así que lo único que hace es intentar sacar un uso distinto de esta mujer.
Saludos:
Lorea

Anónimo dijo...

Buenas noches Begoña,

La verdad es que la noticia… me ha sorprendido muchísimo. No comprendo como puede haber gente que se venda por dinero.
Además el hombre que le escribe lleva toda la razón, ya que esta mujer no es un “ bien a largo” plazo, si no que cada año su depreciación física va a ser mayor. Así pues, el negocio que ella propone consigo misma, le iba a garantizar beneficios durante toda su vida; sin embargo, su esposo cada año ira perdiendo el valor que la mujer le proponía al principio.

Estoy de acuerdo con lo que ha dicho Yaiza,: esta mujer busca casarse por conveniencia, lo que nos es muy buen visto en nuestra sociedad.

Lo que esta mujer esta haciendo al plantear esa situación, es ser como una maquina. Al principio, al ser nueva y renovada, un rico empresario compra una maquina; al cabo de unos años, al ver que no la sirve la cambia por otra.
Se que es un poco exagerado, pero podría pasar lo mismo con la mujer. Un hombre rico se casa con ella, y esta con el paso de los años se va haciendo mas y mas vieja. Bien, tanto ella como el se han casado por conveniencia, lo que quiere decir que el podría divorciarse y casarse con otra mujer mas joven y “renovada”.
Simplemente, una situación en la que no es buena estar involucrada.

Saludos, Adriana.

Joaquín dijo...

Jajajajjjajaja!!! Muy bueno Begoña, muy bueno.

Desde el punto de vista del marketing Rafaela, la chica maravillosamente linda -tal como se auto describe-, ha cometido muchos errores y se ha olvidado de lo más importante: hacer un plan de marketing de ella misma.

En primer lugar, ha antepuesto sus necesidades a las de sus clientes potenciales, dando la sensación de que, además, no ha tenido en cuenta todas ellas.

Luego, comete una serie de imprecisiones que le han llevado al fracaso.

Por ejemplo, para ofrecer sus servicios ella ha apostado claramente por un canal concreto: el “canal matrimonio”. Este canal está dirigido a un segmento concreto de clientes, cuyas necesidades difieren, por ejemplo, de las de los clientes del “canal relaciones esporádicas”.

Si Rafaela se ha propuesto utilizar el canal matrimonio, debe aportar otras cualidades además de las que ofrece. Se limita a hablar de la buena formación de su cuerpo y de que posee “clase”, dos cualidades quizás suficientes para el canal “relaciones esporádicas”, pero a todas luces insuficientes en el canal matrimonio, que requiere otras cualidades de producto más profundas como la de ser divertida, inteligente, aportar creatividad a la relación, saber convivir o incluso estar dispuesta a tener hijos. Algo que la pobre Rafaela no menciona en ningún momento.

De hecho, todo lo que menciona va dirigido al canal de “relaciones esporádicas”. Por ejemplo, el hecho de querer vivir en Central Park West (donde viven estrellas como Robert DeNiro o Antonio Banderas) es una acción publicitaria que le posiciona como una chica que sólo desea apariencia y escaparate (y por tanto, sólo podrá aportar apariencia y escaparate). Puestos a vivir en las inmediaciones de Central Park hubiese sido más efectivo hablar de la mucho más interesante Park Avenue, esquina con la 85 u 89, por ejemplo, cercana a los grandes museos del la ciudad (Guggenheim, Metropolitan,...). Además desde allí... ¡tiene mucho más a mano Tiffanys!. Pero bueno, si Rafaela necesita imperiosamente vivir en Central Park West, por lo menos una referencia a su vecindad al Lincoln Center, donde el MET o la New York Philarmonic le aportarían cierta profundidad a su perfil...

Otra cosa que Rafaela ha olvidado mencionar es que, siendo un producto con ciclo de vida de 5/10 años, éste puede alargarse fácilmente con inversiones que, hablando de maridos con 500.000 dólares al año, resultan cuasi-insignificantes, dado que el precio de un lifting o una operación de pechos resultan el chocolate del loro para cualquier matrimonio que viva en Central Park West...

Incluso si recondujese su target al segmento que parece el suyo (el de “relaciones esporádicas”), debería tener en cuenta a la competencia y diferenciarse de ella de alguna manera. Competencia que, en este segmento, la constituyen gran cantidad de chicas que pueden aportar lo mismo que ella: desde las chicas más aventajadas de las agencias de modelos hasta las conejitas de Playboy...

Otra posibilidad para Rafaela es especializarse en un nicho de mercado. Por ejemplo, en el segmento gay. Si su producto puede orientarse hacia las necesidades de las ejecutivas gay de Wall Street, por ejemplo, ahí tiene un campo con grandes posibilidades de éxito. Ahora bien, para ello debe aplicarse bien en la fase del análisis del entorno legal, puesto que a día de hoy el matrimonio gay no está legalizado en Nueva York. Quizás debería esperar un tiempo... un tiempo en el que se iría devaluando...

Difícil lo tiene la pobre Rafaela...

Begoña dijo...

jajajajaja, Joaquín, tu comentario mejora con creces la noticia original que ya era muy buena. Definitivamente, la importancia de las estrategias de marketing no será nunca suficientemente ponderada...

Anónimo dijo...

Hola Begoña,
Esta entrada sorprende, pues no es de las habituales, jeje.
Me alegra que hayas puesto esta entrada porque al comparar la economía con la realidad, por decirlo de alguna manera, ésta se entiende mejor, y encima el matrimonio es un tema conocido, pues aún mejor, jeje.

Yo pienso que cabría destacar el factor del amor, pues "aunque ella vaya decreciendo más y más con el paso de los años, al contrario que el dinero de su pretendiente", puede que surja entre ellos este factor y, por tanto, no importe el físico (tan importante para ella).

Te sugiero que hagas más entradas de este estilo, porque ejemplos tan sencillos nos explican muy bien algunos temas actuales económicos.

Besos y hasta mañana :)

Elsa

beatriz dijo...

Buenas tardes Begoña,

Mirando en un blog que as puesto de enlace que habitualmente ves sale comentado este tema. Matizan en que el anuncio expresa las dificultades propias de una elección racional en los términos planteados por el premio noblel de economía, Gary Becker; el costo de elegir x cuando puedes elegir y. tienes el problema de elegir entre tu primer o segundo mejor.
Metiéndome un poco más en el pensamiento de Becker centrado solo en el tema tratado he cogido un texto que habla muy bien de ello:
Becker visualiza el matrimonio como un contrato que tiene costos y beneficios. El costo es sacrificar independencia y asumir compromisos. El beneficio es que el matrimonio proporciona compañía y la oportunidad de especializar el trabajo en el hogar. ¿Y las relaciones prematrimoniales? Simplemente deben ser consideradas como una inversión en información sobre la pareja.
Adjunto el enlace para aquellos que estén interesados:
http://www.eco-finanzas.com/economia/economistas/Gary-Becker-Pensamiento-economico.htm